Una oportunidad en medio de la crisis

/ octubre 26, 2017/ Artículos

Proyecto”Recreo La Castellana” – Caracas

Hoy se vive en Venezuela una crisis económica que hace difícil creer en una oportunidad de progreso, sin embargo, la hay.

Es primordial no dejarse llevar por los eventualidades que ocurren día a día en el país, de lo contrario será sencillo desviarse del horizonte, de las metas.
En un entorno como este, ideas de crecimiento, desarrollo e inversiones se suelen limitar. Sin embargo es válido resaltar que internacionalmente Venezuela es considerado como un país con alto índice de consumo, o dicho de manera más simple: somos un lugar ideal para invertir.
Es esa la razón por la que sin importar cuán fuerte sea la crisis económica, las empresas persisten, porque tarde o temprano la realidad que hoy vivimos va a pasar, y el mejor momento para emprender un negocio, es el justo instante en el que la crisis pase y la economía comience a estabilizarse. Por ello muchas empresas, extranjeras en su mayoría, han optado por invertir en bienes inmuebles, haciendo del negocio inmobiliario una cuenta de ahorros en cemento.
No es de extrañarse ni es una práctica descabellada, después de todo es bien sabido desde hace muchísimo tiempo, que quienes controlan la tierra son quienes en realidad ostentan el poder, porque quién posee las tierras, es dueño de lo que hay sobre ellas y todo lo que sobre ellas se desarrolla.
¿Por qué dejarle el camino libre a los inversionistas extranjeros, cuando podemos ser los mismos venezolanos quienes aprovechemos la oportunidad de ser los dueños de nuestra propia tierra?
El miedo a perder lo poco que tenemos podría ser una razón válida. Pero si consideramos la depreciación del bolívar, conservarlo no resulta negocio; es mejor tomar el riesgo e involucrarse en compromisos comerciales como un crédito hipotecario, a tener el dinero detenido en una cuenta.

Un ejemplo muy claro es el caso del cemento, uno compra hoy 30 sacos de cemento a 400,00 bolívares cada uno. Para cuando la obra esté completada, ese cemento será ya más costoso y por la proyección inflacionaria que tenemos, al invertir en eso, ya usted ganó o al menos supo mantenerse a flote en la crisis.

Producto de “Venezolana de Cementos”

Cuando usted invierte en bienes inmuebles, definitivamente invierte para el futuro. Pareciera increíble, pero las condiciones de nuestro país hoy lo facilitan.
La migración masiva, producto del bien justificado temor, ha tenido como efecto las ventas apresuradas de bienes, a precios muy por debajo de los del mercado. Esta es una oportunidad única y quienes tomen la decisión de hacerse con estos bienes, están apostando a obtener grandes ganancias en algunos años.
Indistintamente de la naturaleza del inmueble, (residencial, un espacio en una torre de oficinas o mejor aún, tierras productivas) una vez que la actual crisis pase, van a tomar un inmenso valor en el mercado. Es seguro que usted estará contento por haberlo hecho.
Aprendamos a ver las oportunidades que se encuentran en medio de las crisis y démosle la vuelta a la que hoy vivimos en Venezuela.