Venezolanos lideran la compra de inmuebles en Miami

/ noviembre 23, 2017/ Artículos

Ubicado al sureste del Estado de Florida y formando parte del área metropolitana,
encontramos al condado de Miami-Dade; hogar de sólidas empresas de reconocimiento internacional como “Burger King” y
“Hewlett Packard”.

Ciudad de Miami

Hasta hace poco el condado era recordado por la tragedia del ’92, que ocasionara el paso
del huracán Andrew, causando daños de alrededor de 250 millones de dólares.

Pero Miami-Dade ha estado dando de qué hablar en fechas recientes, no por accidentes o
sus empresas, sino por los venezolanos.

Así es, empero de la dificultad para conseguir moneda extranjera, los venezolanos lideramos
la adquisición de bienes inmuebles en Miami desde hace ya ocho años, ostentando el
mercado con un casi 20%, seguidos por brasileños con un 12% y los argentinos con el 10%.

Esto no es del todo sorpresivo, desde hace bastante los venezolanos tenemos preferencia
por este destino, alegando “seguridad” en las inversiones aun a pesar de la burbuja
económica, fortalecida en bastante por el sector inmobiliario del país el norte, durante el
2008.

Según cifras emitidas por la asociación de agentes de bienes raíces en Miami a la EFE, los
emigrantes venezolanos promedio pertenecen a la clase media trabajadora y sin embargo,
en años recientes un nuevo grupo ha estado adquiriendo propiedades hasta por US$
500.000,00 en efectivo y en un solo pago, todo ello en medio de un clima en el que se
cuestiona la legitimidad de nuestro dinero.

miami beach

Según explica Patricia Andrade, presidenta de la organización de derechos humanos
Venezuela Awareness, esto sucede porque están llegando a Estados Unidos venezolanos
han podido planificar su migración y vendido sus bienes a tiempo, es decir, cuentan con un
cierto capital.

Así, Miami se ha convertido en una extensión del país que los venezolanos dejaron atrás,
dando espacio a periódicos comunitarios, restaurantes de comida típica, comercios y
empresas con el sello venezolano, tal y como sucedió con la Pequeña Habana para los
exiliados cubanos.